Publicidad vs. RAE: Palabras agregadas tras hacerse famosas

Posted by on / 1 Comments

El marketing y la lingüística van más de la mano de lo que creemos. Muchas lenguas se valen de palabras que provienen de marcas registradas para aumentar su léxico.
Aunque las marcas funcionan como sustantivos propios, muchas de éstas han pasado a ser comunes e identifican un producto concreto.
Esta transición de nombres genéricos se da con el paso del tiempo y sirve para generalizar a todos los objetos que tengan rasgos en común con el más popular. Las marcas se transforman en equivalentes del objeto que venden, aunque existan otras marcas, menores, que distribuyan lo mismo. Entre más cotidianos sean estos objetos, más son los usuarios que comienzan a llamarlo por el nombre comercial.

Una prueba de que estos neologismos impactan en nuestra habla, es el hecho de que éstas aparezcan en los diccionarios más importantes del mundo. El “Diccionario María Moliner”, el “Diccionario de la RAE” y el “Diccionario América y España” suman un total de 207 palabras cuyo origen son las marcas registradas. Como dato curioso, ninguno de los tres diccionarios incluyen la palabra Coca-Cola. Aunque algunas son muy obvias, hay otras que de acuerdo a Forbes, pocas personas saben que son marca registrada.

agentm marvel captain america kick palabras marcaSuper-héroe

Esta palabra pertenece a Marvel y DC Comics desde 1981. Estas firmas son las únicas que pueden utilizar la palabra con fines publicitarios.

Olímpico

Esta adjetivo sólo puede utilizarse cuando se hace referencia al Comité Olímpico Internacional. Cualquier otro uso que se le dé a esta palabra está mal empleado y por lo tanto es inválido.

Jacuzzi

Esta palabra ha estado registrada como marca en dos etapas. La primera fue por Cándido Jacuzzi, el creador de estas bañeras en 197. A partir de 1968, Jacuzzi Brand Corps , registró esta palabra para usarla como término del sistema hidraúlico que caracteriza los jacuzzis

80s yo yo duncan yo yo palabras marcaYo-Yo

La palabra que hace referencia a estos clásicos artefactos, pertenece a Duncan Toys. Esta empresa, compró en 1930 las fábricas originales del yo-yo, patentando la palabra que da nombre el juguete.

GodZilla

La compañía japonesa Toho Pictures registró la palabra de manera muy rigurosa. Esto quiere decir que si se hace referencia a GodZilla o a cualquier palabra que termina con Zilla, la empresa puede cobrar regalías.

Joy

Tanto en inglés como en español, Joy o Felicidad son palabras que pertenecen a Nestlé. En caso de que se usen con fines publicitarios, la empresa tiene su derecho a demandar por robo de propiedad intelectual.

La RAE vs. el Branding

La Real Academia de la Lengua Española, aprueba y reconoce un total de 90 palabras derivadas de marcas registradas, aun así no reconoce anglicismos. En mayo de 2016, lanzó una campaña para liberar la publicidad de los términos en inglés que no forman parte de la lengua materna.

La RAE recibió en su mayoría, críticas positivas, pues el mundo del marketing estaba excluyendo a la lengua española de la publicidad. Palabras como clínex, nailón o teflón, de origen anglosajonas, pueden ser usadas si la escritura se realiza en español. 

El buen manejo de una marca puede lograr entonces, a colocarse como “referente” de un cierto tipo de producto, a tal grado que podría decirse, se cuelan en el top of mind por encima del uso comercial y hasta convertirse en parte de nuestra vida diaria. 

¿Qué otras palabras consideras que deberían ser agregadas? ¿Es válido el criterio de adaptar el idioma, o la lengua debería permanecer intacta? 

Evolucionar, adaptarse, generar tendencia. De eso se trata el persuadir con publicidad efectiva creando productos tan cercanos que no puedas vivir sin nombrar.